AMARTE: Ecología


"Ningún ser humano es una isla. Estamos todos relacionados y todos aprendemos y crecemos juntos en este viaje." Wayne W. Dyer

Según la definición de la RAE la ecología es una ciencia y estudia a los seres vivos como habitantes de un medio determinado, así como las relaciones con otros seres vivos y con el propio medio. El ser humano no es una excepción y, como ser vivo que es, pertenece a varios sistemas o ecosistemas: sistema personal, familia, localidad, país, medio ambiente en el que vive, La Tierra (Gaia), Universo...

Desde muy pequeño he vibrado con la naturaleza, los animales y en especial las aves. Nunca he terminado de comprender por qué nos hemos empeñado en separarnos de la Naturaleza. Todo parece conducirnos a una idea de separación, de que estamos solos y debemos luchar por nuestro sustento. Pero en realidad estamos relacionados con todo lo que nos rodea...

Para mí el concepto clave en ecología es el equilibrio, al que podríamos equiparar con los conceptos de armonía y de paz, si atendemos a un enfoque más espiritual. Como veis estos términos ya han aparecido en las anteriores claves para Amarte y están muy relacionados con todas ellas, especialmente con la Resiliencia y los Tesoros que son las emociones. Pero tenemos que mencionar una vez más que todo surge de lo que ocurre en nuestro interior: si nos amamos a nosotros mismos, si confiamos en lo que somos y en nuestra capacidad, estamos en paz y armonía y eso es lo que irradiamos hacia fuera. Si estamos en coherencia con nosotros mismos tendemos a equilibrar todos los sistemas a los que pertenecemos, porque veremos el equilibrio en todo, el orden en el caos. Ese equilibrio es lo que facilita precisamente la sostenibilidad, de la que ahora se habla tanto. Si algo está en equilibrio se sostiene por sí mismo.

Desde el punto de vista de las adicciones todo esto cuadra y mucho, siendo un aspecto muy importante. De todos es sabido como la adicción impacta en el entorno del adicto y como puede llegar a destruirlo. La adicción es puro desequilibrio, algo insostenible. Por eso es importante saber que lugar ocupan tanto la persona como su adicción desde un enfoque sistémico, y como se relacionan. Durante el proceso de salida de la adicción se debe tener en cuenta también como afecta dicho proceso al entorno y de qué manera se puede recobrar el equilibrio, de forma que todos los elementos del sistema ocupen el lugar que les corresponde. Sin olvidar el gran apoyo que supone para la persona adicta que su entorno esté con él y sirva como catalizador del proceso. El adicto se siente como un individuo aislado y el hecho de empezar a sentirse conectado con los que le rodean le sirve de motivación para seguir en el camino.

Todo ello iría en la línea del concepto de ecología mental que nos acercan autores como Jorge Lomar o Félix Torán, entre otros. Este último la define en su libro "Ecología mental para Dummies" como "actuar de forma consciente con el objetivo de convertir este mundo en un lugar mejor para ti y para quienes te rodean." Se trata de una actitud consciente y responsable que nos lleva a alejarnos de la idea de separación relacionada con el ego, de la percepción de vacío y soledad, y nos acerca a la idea de que estamos conectados con todos y con todo, ya que en esencia, estamos hechos de lo mismo. Como el efecto mariposa un pequeño acto de amor por mi parte puede suponer grandes cambios. La ecología mental tiene que ver con el cuidado de nuestro jardín interior.

La ecología estudia las relaciones entre los seres vivos entre sí y con el entorno. En toda relación tienen una gran importancia las emociones y su gestión, como ya hemos visto. La gestión de nuestras emociones desde la perspectiva de la inteligencia emocional bien podría considerarse como una ecología emocional, como ya mencionan algunos autores. La emoción es un elemento fundamental en nuestra relación con el entorno que nos rodea, con nuestros semejantes y con otros seres vivos, en definitiva, con el ecosistema en el que nos movemos. 

Hay una idea que expresa que lo mejor que podemos hacer por nosotros mismos es ayudar a los demás, dar a los demás. Y lo mejor que podemos dar es amor. Desde la ecología la persona trabaja con los aspectos de su ser que le permiten vivir en armonía con los sistemas a los que pertenece, si él está bien y aporta a su entorno, este le devolverá con creces aquello que ha dado pues todo está conectado y nosotros no somos una excepción.


No hay comentarios: