121. Dónde hay un gran amor...


D07 ”Donde hay un gran amor siempre hay milagros. Los milagros no se apoyan tanto en los rostros, las voces o los poderes curativos, que nos llegan de lejos como en el refinamiento de nuestra percepción, que hace que por un momento, nuestros ojos puedan ver y nuestros oídos oír lo que está siempre ahí a nuestro alrededor.”
Willa Cather
“Tus zonas mágicas”,1992, p.34

Vivimos ciertamente tiempos convulsos. Llevamos ya algún tiempo en el que las noticias no dejan de ser malas, y lo que es aún peor no nos merecen confianza. Los políticos, a los que se supone que hemos elegido, están a años luz del pueblo al que dicen servir y solo parecen estar dispuestos a mantener sus privilegios y a salvar su corrupto pellejo. Pero ha llegado un momento en el que no podemos permanecer impasibles ante el bombardeo diario. Uno se da cuenta de que al final no sirve de nada mirar hacia fuera, dónde todo aparece caótico y todo empieza a ser tenso. Incluso notas cierto miedo de qué puede pasar, aunque al mismo tiempo te dices "es absurdo que tenga miedo", pero lo tienes . Temes que pueda haber una guerra o una sucesión de disturbios y de violencia. Y piensas, "eso es lo que quieren". ¿Quién lo quiere? ¿Puede haber alguien en el mundo que se beneficie de una situación así? El pasado nos dice que en las guerras todos pierden, incluso los que en un primer momento creen haber obtenido la victoria.
Ante esto, cobra mayor importancia buscar en nuestro interior, encontrar el equilibrio y la energía que nos permitan seguir adelante y hacer cosas. El cambio del mundo empieza por nuestro propio cambio, por hacernos mejores por superar esos miedos que parecen amenazarnos. Y el amor es la ausencia de miedos. Y ahora que parece que hace falta un milagro, quizá sea ese el camino. Buscar ese amor, esa energía dentro de nosotros mismos, y ponernos manos a la obra. Solo el trabajo en nuestra propia parcela, unido al de muchos otros en sus parcelitas, podrá obrar el cambio que todos deseamos. Si estamos bien con nosotros mismos eso es lo que daremos hacia fuera.



No hay comentarios: