115. El amor no pasa nunca


D01 “Ya podría yo tener el don de predicación y conocer todos los secretos y todo el saber, podría tener una fe como para mover montañas; si no tengo amor, no soy nada. Podría repartir en limosnas todo lo que tengo y aún dejarme quemar vivo; si no tengo amor, de nada me sirve. El amor es comprensivo, el amor es servicial y no tiene envidia; el amor no presume ni se hace engreído; no es mal educado ni egoísta; no se irrita, no lleva cuentas del mal, no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad.  Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, aguanta sin límites. El amor no pasa nunca.”
San Pablo
Corintios I 13, 2-8

Estoy leyendo el libro "Curación emocional" de David Servan-Schreiber. Otra consecuencia de viajar en transporte publico. Leo más. Libro que no tiene desperdicio realmente. Es cuando miramos a nuestro interior y observamos las reacciones de nuestro corazón cuando vemos un nuevo mundo de emociones. Descubrimos nuestra intuición y nos produce una especie de ternura hacia nosotros mismos que nos permite sentir lo mismo por los demás.
Todo esto me ha hecho recordar a mi padre. La difícil vida que seguramente llevó y lo poco que sabía de él. En algunos aspectos que no viene al caso me sentía muy dolido con él y le exigía ser de una manera que el nunca fue. Hace poco vi una foto de él que le hizo mi hermana y quizá por primera vez le he visto tal como era: un anciano al que siempre le costó mucho expresar lo que llevaba dentro. ¿Como era el niño que se hallaba en su interior? ¿Qué le pasó a aquel niño? Son preguntas que ahora no puedo responder, pero la respuesta no es importante. Son las preguntas las que me han hecho ver a mi padre de otra manera y perdonarle el daño que pudo hacer. 



No hay comentarios: